Posteado por: Alicia Marina Sortino | marzo 26, 2014

La mirada. Otra mirada. Tu mirada.

mujer vida

” A su misma edad perdí yo también a mi padre…un callado y añorante anhelo, imposible de satisfacer, me acompaña cuando pienso en él…No mueren propiamente aquellos a quienes amamos. Mueren y ya no hacen nada, ya no nos hablan, no nos piden nada. Y, sin embargo, al pensar en ellos, sentimos que estamos en presencia de ellos, sentimos que nos miran el alma, que se identifican con nuestros sentimientos, que nos entienden y que acompañan lo que estamos haciendo…” .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: