Posteado por: Alicia Marina Sortino | marzo 13, 2013

Francisco I, Papa.

“Aunque no se entienda el camino, los proyectos, las “estrategias”, tenemos una certeza : Dios siempre sabe más.   Y su camino, aunque inesperado, es el mejor para todos.”

Que se puedan realizar con vos nuestro sueño.

Que se puedan realizar con vos nuestro sueño.

 Tal vez sea un buen momento.Tal vez ahora el sueño se vuelve más cercano, posible  realidad. Tal vez la historia está reclamando algo de mí, de vos. Que se abran bien nuestros oídos,  que el corazón sea traspasado por Su Amor. “Hay que aprender a leer los signos de los tiempos”, diría Pironio. ¡Son tantos!Esa es nuestra tarea. Rezo por vos… Rezo por mi Papa Francisco I.

Sueño con una Iglesia:

-que por amor al Dios de Jesús, viva abierta y atenta a las necesidades de la persona humana en este tiempo que nos toca vivir.

-que, fiel al seguimiento de Jesús,  escuche el grito de los pobres, los prefiera, los busque, los ame y trabaje apasionadamente por su liberación.

-que de manera clara y categórica denuncie toda estructura generadora de injusticias.

-que evangelizada por la fraternidad, evangelice a la sociedad en la que está inmersa. Que busque discernir dónde están presentes los nuevos y cambiantes signos de los tiempos. Que quiera ser sabia y equilibrada en su presencia  histórica y cultural.

Sueño con una Iglesia-comunidad:

que acepte y valore la diversidad cultural,

que espere y reciba a los que andan errantes,

que comprenda y acoja a los que se equivocan,

que llame y busque a los que están abandonados,

que acompañe a los que están tristes y solos,

que de espacio a las mujeres,

que de espacio a los jóvenes,

que de espacio a las nuevas configuraciones familiares.

que comprenda el desarraigo provocado por la inmigración y que interpele las causas que la generan.

que hable de lo que no se cuestiona.

que ponga  palabras donde y cuando el poder se esconda bajo el silencio,

que defienda y acompañe a los pueblos originarios,

que se rebele ante lo injusto,

que se indigne ante las desproporciones,

que por amor al Reino, luche por desnaturalizar la inhumanidad existente en el mundo.

Sueño con una Iglesia que verdaderamente tenga “entrañas de misericordia” ante toda miseria humana, ante toda equivocación humana, ante todo dolor humano,

Una Iglesia capaz de ser sensible y sensibilizar. De tomar conciencia y concientizar respecto a la posibilidad más divina que  es la de poder ser profundamente humanos.

Sueño con una Iglesia que asuma el desafío de saber que toda persona y toda sociedad es “un tesoro en un cántaro de barro”, y se compromete a cuidarlos y amarlos “hasta dar la vida”.

 Sueño con ser profeta de estas esperanzas que vamos construyendo día a día, en lo pequeño y cotidiano, lentamente, abrazados por la ternura de María, nuestra Madre Auxiliadora.

Sí, definitivamente, esta es la Iglesia que quiero.

Un fuerte abrazo.
Alicia, oveja Nº 99 del grupo de las descarriadas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: