Posteado por: Alicia Marina Sortino | enero 25, 2011

Hay una caricia que te está buscando

“Así como algunas veces, la brisa recorre todo el paisaje envolviéndolo, con un suave y sutil abrazo invisible, de la misma forma quisiera -en un toque intangible- llegarme hasta vos.

Así como las mareas mecen las playas de los mares, hasta dormirlas profundamente, abrazando sus incontables arenas, de semejante manera, mis subterráneas corrientes quisieran desembocar donde te encuentras y allí, por fin, aquietarme.

Así como el sol inunda transparentando todas las formas, emergiendo de ellas su propia luz, de modo similar, deseo que mi fuego toque tus leños y, encendidos, ardan sin consumirse.

Así como la sangre, en su recorrido, toca el laberinto de todas las venas y -en el río rojo de la lava que contiene el cuerpo- transita innumerables recodos, de igual manera, sueño que peregrino por las rutas que llevan a tu centro.

Así como la lluvia se desliza, empapando la tierra, de manera semejante, deseo condensarme en tu suelo y hacerlo estallar en verdes y colores.

La brisa y el paisaje; las mareas y la playa; el sol y las figuras; la sangre y las venas… y todas, todas las cosas de este desconocido universo se aproximan y se tocan; se conjugan y se unen; se agitan y se mezclan.

Todo -en el mundo- se acaricia. Todas las fuerzas se rozan en su danza: La luz y la sombra; el día y la noche; el aire y el fuego; el agua y la tierra, el tiempo y el espacio…

Todo se acaricia en un equilibrado movimiento. Todo en el cosmos busca su abrazo y su nexo, su puente y su unión.

También yo, como todo en este universo, busco aquella caricia que tengo que dar y recibir.

Hay una sola e interminable caricia, una que dure todos los momentos: Es la caricia de Dios que se desliza por el mundo y por los seres.

Así se entretejen los tejidos del cuerpo y las fibras de alma.

Todo el universo respira caricias que se buscan en el ritmo de un único e ininterrumpido movimiento.

Hay una caricia que está buscando…”

Eduardo Casas

¡Ya me encontró!: en la costa marplatense, lunes 24 por la noche,  25 minutos de fuegos artificiales sobre el mar sin parar con mis tres hijas menores: Marina, Clarita y Ceci. Él sabe cómo y dónde encontrarme siempre.

El vínculo con Dios se realiza y completa únicamente en el amor humano.

¡¡¡ Qué hermoso !!!

Estas son algunas de las caricias de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: