Posteado por: Alicia Marina Sortino | julio 22, 2010

VAMOS a BETANIA, tierra de amigos

Se acerca ala Pascua Jesús hace un alto en el camino a Jerusalén y  se dirige a Betania. Están sus amigos. Dicen que en esa casa lloró por su amigo Lázaro. Hay lugares que nos hacen llorar de alegría a veces, de tristeza otras. Pero no hay duda que son esos lugares dónde uno es acogido y por el amor recibido y entregado podés  mirar desde otro lado casi todo!. Cada uno sabrá cuál su Betania, ese lugar dónde siempre vamos a volver porque el  Amor lo sugiere, la razón te lleva, el cuerpo lo pide… para poder Resucitar, antes hay que pasar por Betania.¡Vamos a Betania!!
http://www.ivoox.com/betania-padre-german-pravia_md_339083_1.mp3″ Ir a descargar
Cuando Jesús caminaba en esta tierra, Betania era el lugar de los amigos, del encuentro. Allí volvía una y otra vez. Cuando lo llamaban y necesitaban: en la enfermedad de Lázaro. Cuando le llegaba su hora, la hora de subir a Jerusalén. Betania  era el lugar preciosísimo de consuelo  y  recobrar las  fuerzas. Diríamos que allí vaciaba  y llenaba la mochila, sin importar que  “cargara clavos o flores”. Y así continuaba su viaje viviendo… muriendo…resucitando. Dedicada a todos mis amigos, únicos y favoritos (como dice Ceci) que transitan  el  mismo camino que nos hace uno, y algunas veces, nos junta en Betania.

Para mí, Betania es un momento. Un momento deseado y esperado. Un momento que anticipo con un hormigueo en el estómago. Un momento que me da seguridad para el resto de momentos. Y, cuando llega, un momento real, consciente, casi siempre limpio. Un momento que frecuentemente me gustaría dilatar. Para mí, Betania es una certeza. Una certeza que no necesita de proyectos que proyectan. Una certeza irracional y razonable. Una certeza que moviliza mi energía y la hace productiva. Una certeza que me hace valiente. Para mí, Betania es fluir. Un fluir identificado e identificable, pero indefinido e indefinible. Un no dejar de avanzar sin dejar de estar en el sitio. Un fluir que es la aceptación del cambio e incluso, cada vez más, la celebración del cambio. Para mí, Betania es una fiesta. Una fiesta alegre siempre que se puede y, cuando no, una fiesta oportuna, adecuada, especial cada vez. Una fiesta incontenible y con sentido. Para mí, Betania es escucha. Una escucha atenta y de gran presencia. Una escucha aportada y recibida. Una escucha interna y externa que me mantiene en contacto con mi maestro interno y con los varios y variados rostros del Maestro, aunque acaso sea uno solo. Para mí, Betania es una prueba. Una prueba constante que me incomoda y me desestabiliza. Una prueba que me mantiene alerta. Una prueba que, en ocasiones, me hace temerme a mí mismo, pero me permite explorar las límites de mi capacidad de amar. Una prueba que me pone en contacto con mi contingencia. Una prueba que pone de manifiesto la paradoja de mi inmensa pequeñez, o de mi pequeña inmensidad. Para mí, Betania es esperanza. Esperanza en un Evangelio hecho vida, eternamente nuevo, actual, de Jesús. Una esperanza de renovación, de propuesta de felicidad para mí y para todos. Una esperanza de reencuentro y reconciliación con la Revelación. Para mí, Betania es libertad. Libertad para ser y para estar. Para dudar y para soñar. Para discrepar o para enfadarme sin miedo al abandono. Libertad para mostrarme débil, para desnudarme sin que la vergüenza llegue a impedírmelo o de no hacerlo sin sentir culpa por ello. Para mí, Betania es un templo. El templo del Ser. El templo de la autenticidad y de la audacia. El único templo que no he pervertido en mayor o menor medida. El templo del silencio y del bullicio. El templo de la comunión y la eucaristía. El templo de las personas y de los milagros. Para mí, Betania es acción. Es una vida puesta en juego y no un modelo o un marco teórico. Es una constante relación. Es un empeño por acoger a cada persona en su momento único y no poner etiquetas. Para mí, Betania es Palabra. Palabra como referente insustituible, pero que se encuentra cada vez con personas nunca iguales y, por tanto, siempre desvelando una cara nueva. Palabra en la que confío aún cuando me deja indiferente. Para mí, Betania es valoración. Es sentirme valorado por lo que soy y no por lo que tengo o por lo que sé. Es sentirme cuidado y ser capaz de recibir y aceptar cariño. Tantas veces mi fuente de energía y mi tabla de salvación. Dios cuidándome. Para mí, Betania es escuela de desapego. Una escuela donde aprendo a desprenderme de lo que no merece la pena, a compartir sabiendo que, en realidad, lo que tengo no soy yo y ni siquiera es mío. Una escuela de providencia. Para mí, Betania somos nosotros. (desconozco el autor)

Anuncios

Responses

  1. Querida Alicia:

    Betania es un “territorio relacional de Alianza” con Dios y con los amigos. Es el “carozo” del corazón compartido.
    Te mando un saludo cordial.

    Eduardo Casas

  2. Simple,magnífico, gracias, es así como debe ser.
    Compartido totalmente.
    Yolanda Ojeda

  3. ante esta definiciòn ¿cabría decir que betania es paralela a beth-el?
    “casa de Dios y puerta del cielo”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: